Punto de inflexión:

sábado, 29 de agosto de 2009 |

Inflexión.

(Del lat. inflexĭo, -ōnis).
1. f. Torcimiento o comba de algo que estaba recto o plano.
2. f. Elevación o atenuación que se hace con la voz, quebrándola o pasando de un tono a otro.
3. f. Geom. Punto de una curva en que cambia de sentido su curvatura.
4. f. Gram. flexión (‖ alteración de las vo
ces variables).

En todos los procesos hay, digamos, un punto de inflexión en el que todo empieza a cambiar. Y creemos que ese momento en nuestro proyecto Avatar* ha transcurrido durante toda esta semana. Esta semana para nosotros ha sido una de las más productivas y clarificadoras hasta el momento, y creemos que algunas de las claves han sido:

1- El momento (álgido de por sí) en el que nos encontramos dentro de toda esta producción llamada Avatar*. Debíamos ir pensando en un orden para todo el material que hemos conseguido y hemos trabajado en ello toda la semana, porque además el día 4 de septiembre haremos una presentación pública en el Centro de Arte de La Laboral. Nuestra idea es hacer una especie de "ensayo abierto" en el que podamos, además de mostrar la pieza, también tener cierto feed-back con el público. Nos gustaría, en principio, hablar con los asistentes y ponerles en antecedentes: de dónde nace el proyecto, los pasos que seguimos a partir de que surgiera la idea y explicar mínimamente cómo funciona el set que tenemos instalado. A partir de ahí, presentaremos la pieza en las mejores condiciones que podamos, y al acabar abriremos para los que así lo quieran una charla informal, en la que puedan preguntar y opinar sobre lo que han visto.

2- La mirada externa (esa ayuda fundamental de la que ya muchas veces anteriormente hemos hablado). Esta semana han estado con nosotros Mario y Susana (de erre que erre) y también otros muchos amigos (Carlos, Fredy, María, Poty, Rebeca... gracias a todos por dedicarnos vuestro tiempo vacacional e ir a visitarnos, para nosotros ha sido de gran ayuda). Todos ellos han ido pasando por allí para ser espectadores, ayudantes, fotógrafos improvisados... y lo más importante, hacer de críticos y dar su opinión personal. Para Román y para mi, es importantísimo este diálogo, ya que cuando te sumerges en procesos creativos tan absorbentes, es necesaria esa perspectiva exterior, que te hace además de sentirte más arropado, salir de tu burbuja... y por supuesto, reflexionar aún más (y de otra manera) sobre tu propio trabajo.

3- El espacio (excepcional) que nos ofrece La Laboral y el apoyo técnico que allí se nos facilita. Esta es la primera residencia creativa que por condiciones arquitectónicas y técnicas nos permite tener todo el set montado de manera óptima para su funcionamiento, y además nos dan una libertad absoluta para poder estar allí encerrados las horas que queramos y "a nuestro aire". Gracias por su permisividad a todos los implicados, desde los guardias de seguridad, limpiadoras, personal técnico y logístico, y por supuesto, a los propios directivos.

4- Nuestros propios errores. De sobra es conocido que a veces el avance proviene del error. Muchos artistas ya han hablado y escrito sobre ello, pero realmente a nosotros no paran de sorprendernos. Lo que está pasando últimamente es que hemos apostado totalmente por aprender de los errores y darles una oportunidad antes de tirarlos sin más a la papelera. A veces estos errores tienen demasiada personalidad y es difícil quedar indiferente ante ellos. Desde luego, no sabemos hasta dónde llegarán estos hijos de la contradicción, pero pasan cosas tan curiosas que hemos decidido hacerles nuestros aliados. Aprender del error.

Seguramente hay muchos más puntos que hacen que esta semana haya sido especial y que haya representado un gran "empujón" para Avatar* (porque tampoco dudo de la capacidad de trabajo tanto de Román como de mi misma que hemos estado al pie del cañón cada día, aún estando agotados y pasando momentos difíciles en los que el cansancio y la impotencia nos consumía), pero lo cierto es que, por lo que quiera que sea, ese punto de inflexión ha llegado y que cada día más, vemos que Avatar* cobra vida por si mismo... la pieza empieza a avanzar con dinámica propia y nosotros empezamos a vislumbrar cómo será.

Así cerramos la semana: contentos y cansadísimos. Mañana nos lo reservamos para revisar los vídeos y proponer nuevas soluciones.

Saludos a tod@s desde este Cantábrico que nos deleita cada día al salir del trabajo con unas puestas de sol increíbles.
m.a.

2 comentarios:

mario dijo...

Avatar avanza. Avatar va encontrando su forma de convertirse en espectáculo. Lo he visto. Lo he sentido… ya está más cerca.

Inicio: -presentación de Avatar en su forma 0.1. movimientos articulados, casi robóticos, pero más como si aún no tuviera la fuerza para funcionar correctamente: se atasca, inicia movimientos que se pierden en el intento de concretarse… aunque ya se adivina todo su potencial. El movimiento procede de fuentes antiguas, de modelos de personas reales, que se integran en la personalidad del Avatar* configurando un modelo único.
Los gráficos dibujan planos del sistema, pasan de la oscuridad a destellos de luz, predomina el blanco y negro, es arcade, spectrum, tron pero sofisticado… los gráficos van descubriendo el espacio y al Avatar mismo… existe un momento azul, una salida del espacio de juego del Avatar, un pequeño momento de una realidad casi subacuática, donde todo fluye sin tropiezos… tal vez los Avatares si que sueñan con ovejas mecánicas o paisajes sin horizonte… pero el juego ha comenzado y el tiempo para completar el nivel se acorta, hay que volver a ponerse en movimiento antes de que se termine…

Pausa vertical. Avatar en reposo. Carga de energía. Cambio de indumentaria.

Avatar 0.2. La barra de carga descubre al Avatar tumbado, cansado pero recargado de energía. Preparado para la acción. Los gráficos se deslizan sobre su cuerpo, descubren todo el sistema, fluyen en vertical y horizontal a través del espacio… Avatar está preparado, se pone en marcha. El espacio parece encerrarlo pero en realidad lo llena todo de luz y el espacio se abre … y crece el movimiento… que lo abarco todo, que atraviesa el cuerpo del Avatar mostrando todas sus posibilidades en acción: fluidez, equilibrio, fuerza, control, flexibilidad, delicadeza, potencia… como si se agitara su conciencia artificial… este movimiento ya no procede de modelos humanos, va más allá de sus posibilidades… asume riesgos y llega a los límites… Los gráficos, la luz, parecen intuir que de seguir por ese camino el Avatar podría escapar de su realidad artificial y consigue volver a cerrar su espacio de movimiento… pero el Avatar ya ha conquistado algo y no se puede ir atrás, todo se tiñe de rojo, los gráficos responden suavemente a su movimiento y el color llena de nuevo el espacio… el Avatar se sobrecarga, el esfuerzo realizado hace estallar todo en miles de células de luz que explotan a su paso y dejan un rastro explosivo tras de si… como un ataque aéreo visto desde el avión que lanza los proyectiles… los gráficos se vuelven blanco y negro… el Avatar corre huyendo o provocando las explosiones, no se sabe… consigue escapar, abandona el campo de batalla, deja tras de si algo parecido a la destrucción de la primavera floreciendo en una naturaleza artificial…

Pausa. Cambio de indumentaria.

Hasta aquí lo que he podido ver, a partir de aquí lo que puedo adivinar:

Avatar 0.3. Los gráficos son más figurativos, el Avatar y su entorno se vuelven más sofisticados… el movimiento es totalmente humano y no parece provenir de un ser artificial… al Avatar no le preocupa lo que sucede con los gráficos, aunque estos responden fiel y dócilmente a sus paseos, a sus salidas y entradas del espacio… Avatar tiene el control…

Avatar 0.4. Los gráficos parecen colapsarse y re-fundar el sistema… están pasados de colores, de movimiento, son punks, ácidos, un decorado de vídeoclip, las luces de un concierto, anarkia bajo control virtual… Avatar se rinde a la nueva realidad, sigue la corriente y se hace grande en el nuevo orden…


O tal vez nada de esto suceda y ocurra mucho más… en una semana los avances de estas cosas son impredecibles…

maga dijo...

Bufff, qué gusto... no tengo palabras... qué bien que alguien dé opinión...
Me encanta Mario, muchas gracias!!!!!
m.a.
;)